Demopunk Net Web

Democracia Directa en el ámbito municipal


FAQ. España
Preguntas más Frecuentes
Democracia Directa en el ámbito municipal



¿Está prohibido en España el referéndum vinculante en el ámbito municipal?

¿Pero existe alguna regulación nacional específicamente aplicable al referéndum municipal?

Pues a pesar de todo, con toda seguridad en mi municipio existe el referéndum pero está prohibido su carácter vinculante, ¿cómo es posible?

Bien ... ¿y qué significa eso de que se necesita autorización gubernativa para celebrar un referéndum municipal?

¿Queda alguna posibilidad, en este Régimen prohibicionista, para la Democracia Directa en el ámbito municipal?




¿Está prohibido en España el referéndum vinculante en el ámbito municipal?

NO. El carácter vinculante NO está prohibido en el ámbito municipal por ninguna regulación constitucional ni por ley de otro rango. Sin embargo este error se comete frecuentemente, incluso entre la población demócrata.

Probablemente, el error proviene de que el reférendum vinculante SI está prohibido en el ámbito nacional y en las legislaciones regionales existentes sobre el referéndum. La infausta constitución española -pródiga en prohibir libertades políticas de Democracia Directa- sólo permite el plebiscito consultivo (pero no el referéndum vinculante) en el ámbito nacional, de acuerdo a su Artículo 92:

Artículo 92
1. Las decisiones políticas de especial trascendencia podrán ser sometidas a referéndum consultivo de todos los ciudadanos.
2. El referéndum será convocado por el Rey, mediante propuesta del Presidente del Gobierno, previamente autorizada por el Congreso de los Diputados.
3. Una ley orgánica regulará las condiciones y el procedimiento de las distintas modalidades de referéndum previstas en esta Constitución.

Las legislaciones regionales existentes amputan de forma análoga el referéndum en el ámbito regional. Y otras regiones, por ejemplo Madrid, ni siquiera citan en su Estatuto el referéndum o la consulta popular en el ámbito regional.

En 1980 se aprobó la ley orgánica 2/1980 a que se refiere el anterior Artículo 92, la cual desarrolla la canija reglamentación del plebiscito consultivo a nivel nacional. Afortunadamente, su Disposición Adicional Única excluye de forma explícita los asuntos municipales:

Disposición Adicional
Las disposiciones de la presente Ley no alcanzan en su regulación a las consultas populares que puedan celebrarse por los Ayuntamientos, relativas a asuntos relevantes de índole municipal, en sus respectivos territorios, de acuerdo con la legislación de Régimen Local, y a salvo, en todo caso, la competencia exclusiva del Estado para su autorización.

Por tanto la posibilidad de que la población demócrata española pueda disfrutar del referéndum vinculante en el ámbito municipal NO está todavía prohibida.

No podemos dejar de señalar que en España la iniciativa al referéndum en el ámbito nacional se debe a la decisión personal del Presidente del Gobierno. Cualquier otro tipo de iniciativa al referéndum está prohibida.



¿Pero existe alguna regulación nacional específicamente aplicable al referéndum municipal?

Existe una imprecisa y breve regulación en la denominada Ley 7/1985 Reguladora de las Bases de Régimen Local.

Artículo 71.
De conformidad con la legislación del Estado y de la Comunidad Autónoma, cuando ésta tenga competencia estatutariamente atribuida para ello, los Alcaldes, previo acuerdo por mayoría absoluta del Pleno y autorización del Gobierno de la Nación, podrán someter a consulta popular aquellos asuntos de la competencia propia municipal y de carácter local que sean de especial relevancia para los intereses de los vecinos, con excepción de los relativos a la Hacienda local.

Dado el carácter prohibicionista que impregna toda la legislación española en relación a las libertades políticas de Democracia Directa, podemos alegrarnos de la laxa redacción del anterior artículo.

Obsérvese que afortunadamente no se prohibe el carácter vinculante del referéndum municipal. Esta ley tampoco impide que los ayuntamientos aprueben Reglamentos de Democracia Directa que incluyan también otros procedimientos de iniciativa al referéndum como es la iniciativa popular al referéndum. Esta salvedad es de importancia fundamental para la población demócrata; supone la "laguna" legal que debemos aprovechar en el blindaje de este Régimen.


Pues a pesar de todo, con toda seguridad en mi municipio existe el referéndum pero está prohibido su carácter vinculante, ¿cómo es posible?

Algunas pocas de las 17 Comunidades Autónomas han desarrollado el procedimiento de plebiscito aplicable a todos sus municipios (Cataluña/1996, Andalucía/2001). Otras comunidades (Navarra y Asturias) están en fase de elaboración legislativa. Y otras comunidades (Galicia) tienen alguna escasa regulación. Concretamente, en Navarra y Asturias se está imponiendo el carácter consultivo para el referéndum municipal.

O tal vez tengas la mala suerte de residir en un municipio que ha aprobado un reglamento que prohibe el carácter vinculante. El caso de la población de Pinto (Madrid) es pintoresco: a pesar de que la Disposición Adicional de la ley 2/1980 -anteriormente expuesta- excluye el ámbito municipal, el reglamento de participación ciudadana de Pinto persiste en utilizarla para aspectos como el carácter consultivo.


Bien ... ¿y qué significa eso de que se necesita autorización gubernativa para celebrar un referéndum municipal?

En el ámbito municipal no es una información exacta. De nuevo el error proviene de la regulación nacional y regional.

La población demócrata española reconoce con vergüenza la existencia de un precepto constitucional (Artículo 149.1.32) que exige la autorización del Estado para cualquier consulta popular:

Artículo 149
1. El Estado tiene competencia exclusiva sobre las siguientes materias:
[...]
32ª Autorización para la convocatoria de consultas populares por vía de referéndum.

En principio se desconoce a qué parte del Estado se refiere la infausta constitución. Es la mencionada ley 2/1980 la que aclara en su Artículo 2 que la competencia exclusiva del Estado es en realidad la decisión personal del Presidente del Gobierno.

De nuevo su Disposición Adicional excluye a los municipios de la autorización gubernamental preceptiva, pero dicha exclusión puede entrar en confrontación con la lectura textual del Artículo 149.1.32. Es sin duda una controversia que alguna vez tendrá que resolver el Tribunal Constitucional (y en ese caso... nos tememos lo peor).

Ciertamente, cuando el referéndum municipal responda al procedimiento regulado por el Artículo 71 de la Ley 7/1985 Reguladora de las Bases de Régimen Local, la autorización gubernamental es preceptiva. No existe duda alguna. El Presidente del Gobierno debe decidir personalmente si el Alcalde de nuestra pequeña comunidad puede o no consultar al pueblo si arreglar o no -por ejemplo- el reloj de sol que hay en la plaza.


¿Queda alguna posibilidad, en este Régimen prohibicionista, para la Democracia Directa en el ámbito municipal?

SI. De hecho es el único ámbito donde queda alguna posibilidad de ejercer las libertades políticas de Democracia Directa.

Debemos aprovechar los resquicios legales en el blindaje político del Régimen. Toda la anterior información demuestra que es legalmente viable redactar, aprobar y disfrutar de un Reglamento Municipal de Democracia Directa, siempre que no contradiga la legislación nacional o regional.

Por tanto debemos tener presentes los siguientes criterios de diseño:
Una vez que nuestro reglamento incluya los procedimientos regulados por la legislación nacional y regional, somos libres para equipar a nuestra población con las libertades políticas de Democracia Directa que el Régimen español les niega.

Demopunk Net ha desarrollado un modelo de referencia de Reglamento Municipal de Democracia Participativa. El modelo se ha diseñado con carácter general y puede ser de utilidad en diferentes países. Pero también incluye las salvedades necesarias para ser compatible con la legislación nacional española.